Mi experiencia con Realash: pestañas más largas en tres meses

En este artículo me gustaría hablaros del último producto de cosmética que he probado: el potenciador de pestañas Realash. No me considero una persona que se deja seducir fácilmente por supuestos productos „milagro“ o que prometen grandes resultados en muy poco tiempo, pero tengo que reconocer que en esta ocasión he quedado muy gratamente sorprendida. ¡Y estoy segura de que vosotras también lo estaréis después de leer el artículo!

Cómo se usa Realash

Antes de nada, os explicaré brevemente qué es Realash. Podemos definirlo como un crece-pestañas, o un serum de pestañas, como también se suele conocer, cuyo objetivo es fortalecer esa preciada parte de la anatomía de nuestro ojo, y hacer que crezca notablemente por encima de lo normal. De esta forma podemos olvidarnos de máscaras que sólo crean la sensación óptica de que tenemos las pestañas más largas y gruesas, y por supuesto también de las pestañas postizas, con la comodidad que ello supone. Suena bien, ¿verdad?

Resultados de Realash

Claro que eso es sobre el papel, pero ¿se ven esos efectos en la vida real? En mi caso, desde que comencé a usar Realash, hace unos tres meses, efectivamente he notado como mis pestañas crecen y se vuelven más fuertes y densas, lo que a su vez se traduce en unas pestañas más rizadas y bonitas a la vista. ¿Cuánto crecen? El laboratorio promete un 83% más de longitud y un 79% más de grosor. Evidentemente, no hay forma de poder medir estos resultados en mi propio caso, pero lo que sí puedo certificar es que el efecto logrado es muy visible a simple vista e incluso a una cierta distancia.

Resultados de Realash

Los resultados no llegan de la noche a la mañana, es algo que necesita tiempo para funcionar:

Pero desde las primeras dos semanas aproximadamente empieza a verse el efecto, hasta llegar a su máxima expresión a los dos o tres meses de comenzar el tratamiento.

Efectos secundarios

Seguro que muchas estaréis pensando ahora que conseguir ese efecto revitalizador tiene un alto coste, y que tendremos que enfrentarnos a algún efecto secundario. O bien que el tratamiento resulta excesivamente caro. Pues bien, ninguna de las dos afirmaciones es cierta. En el primer caso, debo decir que no he notado absolutamente ningún efecto secundario: ni irritación, ni picor, ni enrojecimiento, ni cambio de tonalidad en las pestañas… Nada de nada. Esto es algo que ya asegura el laboratorio encargado de diseñar y producir la fórmula, pero claro, una cosa es creerse a pies juntillas lo que te dice el fabricante y otra muy distinta es comprobarlo en primera persona.

En cuanto al segundo aspecto que me hacía desconfiar un poco al principio, el coste del tratamiento, la realidad es que con un solo envase tendremos suficiente para varios meses, siempre que no lo derrochemos, claro está. Así que se trata de una inversión bastante asequible para los notables resultados que se obtienen.